De entre todo el ruido cotidiano
mis sueños te eligieron a ti,
clamor sonoro,
y se hicieron después la misma pregunta:
¿cómo contenerte?

El triunfo de mis besos
es volver una vez y otra más
al filo terso de tu boca.
Beberte sólo a veces
para quedar sediento.

Por ti mancho las estaciones
como el cambio climático
hace cálido el invierno
y seca los arroyos en primavera…

Tu foto es mi carta de navegación.
Sin el brillo de tus ojos
ando perdido entre icebergs
y arrecifes de coral.
Sin tu recuerdo está más cerca
el fatal hundimiento…

¿Cómo serían sin ti mis versos?
Palabras vacías,
el café aguado…
el casquillo vacío de tu bala al corazón.

Las historias de amor
no tienen coto ni saben de fronteras.
La mía contigo es el universo
en eterna expansión.

¿Quién retiene el aire entre los dedos?
¿Cómo atarle los pies a un reloj de arena?

21 de marzo de 2016. Día Mundial de la Poesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website