Y se encontró solo
pero rodeado de gente.
Salió sin moverse bucear
entre las algas verdes.

Había en el aire
un siniestro humo,
una columna de hielo azul
cargada de esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website